Blogia
myjgalindo

Los Knicks, D'Antoni y Lampedusa

Es imposible hacerlo peor. El récord de 23-59 de los Knicks en la temporada anterior deja poco margen de maniobra a los pesimistas. Además, Isaiah Thomas no está, qué tipo más torpe y desagradable, y se ha fichado al gran Mike D'Antoni, que se queda casi como única gran incorporación para los de Nueva York, un poco ahogados por los salarios de jugadores que nunca han demostrado que merezcan ganar ese dinero. 

Los Knicks se han estrenado en el Madison, ese templo, ante los Philadelphia. Varios detalles reseñables, varias puertas abiertas a la esperanza: los de Mike Antoni defienden, no como deberían pero defienden, y ver eso el 2 de Pensilvania Square es noticia; además, los Knicks corren, y mucho y se lo pasan bien; y por último, parece que les va a bastar con un balón para los cinco. De lo que ya había, un poco de todo. Funciona muy bien, a ratos eso sí, la conexión Crawford- Lee. Marbury sigue a lo suyo, que sólo a veces es bueno para los demás. Y Randolph continúa siendo vago en un lado de la cancha y consistente en el otro. Por cierto, los Knicks perdieron 109-116, pero eso ahora es lo de manos. 

Lo mejor que ha podido hacer el dueño de los Knicks es fichar a Donnie Walsh, responsable último de que Antoni haya terminado en el equipo. Un general manager con vista, conocimientos y planes a medio y largo plazo, una figura excelentemente glosada en el último artículo en el USA Today. Los fichajes tendrán que esperar. Por ahora, dando la vuelta a la frase de Giuseppe Tomasi de Lampedusa, nada ha cambiado para que todo cambie. O eso esperamos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres